Diario del olvido (#3)

Miércoles… no, no es una forma elegante de decir mierda. Hoy es miércoles.

Me levanté, con ese sabor dulzón que me dejaban tus besos de melocotón y fresa en la boca. Me tiré irremediablemente al celular para escribirte “buenos días principita”, pero tuve que retenerme… y fue ahí cuando me di cuenta de lo mucho que te echo de menos, lo mucho que he perdido, lo mucho que ya hemos perdido…

Me quedo absorto removiendo con la cucharilla para diluir la sacarina en el café; mientras mi enemiga me evoca el verano del 21. Que bien lo pasamos, que inocentes fuimos, que forma de amarnos sin fe tuvimos.

Ahora solo pienso en cómo darle la vuelta a esto, como volver a engañarte para que caigas en mi red, pero esta vez quiero que te envenenes para siempre. Quiero que me piques con tu sonrisa y yo con mi acidez.

La pregunta es; ¿tendré valor para llamarla y decirle un hola, quiero verte? No lo creo. Todos los mentirosos somos unos cobardes. Nos gusta jugar sobre seguro y sin una mínima señal, no daría el paso.

Miércoles, ya queda menos para la liturgia de mis sábados, para la morfina de mi soledad, para engañarme nuevamente, como todos los sábados.

Hoy me apetece decirte, … te amo!

Café matinal en Avda de la Constitución, Granada, cerca de casa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s