Diario del olvido (#6)

Se acerca esa fecha en que por narices debes de estar feliz, donde, en algunos casos, la hipocresía se viste de gala y a tras queda las rencillas y recriminaciones… ¡que gran actriz!

Pero otras veces, la película de mi vida, no contesta a partener de primera fila, sino que por el contrario, como buen cine independiente, trabajan actores amateur…

Ayer vi esa película independiente y donde creía que iba a encontrar una superproducción, encontré la más bella de las historias. Después de muchos años me sentí parte de mi destino…

Tras volver de la grabación, a altas horas, pues el trabajo así lo exige. Encontré una ciudad vacía. ¡Que sensación!

Los semáforos me los encontré en verde y pude dar rienda suelta a “Mar”… disfrutó como una racing a pesar de su aspecto trail. Y allí estaba. La Niña de ojos vidriosos y sonrisa inacabada, venía de paquete.

En algunas rectas se apretaba a mi para no caerse, en otras, de curvas de rotonda me susurraba, que cerraba los ojos, pues le daba miedo. Una sensación magnífica. Llevaba días sin querer hablar con ella, no me atrevía a decirle que sigo amándola….

Al llegar a casa, nos desvestimos, nos metimos en la cama y… bueno, imagínenselo. Al final ella se acurrucó en mi pecho y me pidió que no la dejara, que corriera tras de ella. Que no me encajase en la posición de dejarle libertad, “lucha”, salió de su amuebladla cabeza.

Callé… no quise romper ese momento. No quería darme cuenta que volvía a imaginar algo que no existía. La verdad; me consuela dejar a mi mente que elucubre sobre la razón y engañé a la realidad… es la única sustancia que tranquiliza a mi ánimo

Por la mañana, las sábanas estaban frías. Ella no estuvo, pero al menos su aroma a olas de sal, quedaba aún impregnado en mi olfato… ¿por que no me dejas correr hacia ti, niña de sonrisa inacabada?

Hoy, que ya no es ayer, paso a un nuevo día privado de ella. Va incrementando mi ilusión y se va rebajando la expectativa de que vuelva. Al final deberé afrontar, que seguramente nunca jamas será verdad, nunca jamas volveré a verla. Más allá de coincidir con ella y apenas me reconozca. Mientras tanto seguiré jugando al juego de la paciencia con el reloj de la pared, que anuncia, los días que llevo sin ti…

Feliz inicio de navidad niña de ojos vidriosos y sonrisa inacabada

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s